Qué es la calidad en los procesos industriales

cómo funciona el control de calidad

El sistema de gestión de calidad de los procesos industriales es uno de los pilares importantes del crecimiento de una empresa. La razón es sencilla: su eficacia se basa en gran medida en este sistema.

A la larga, este proceso es el que permite a la empresa tener una organización eficaz, en la que los empleados participan en la consecución de los objetivos de desarrollo de la misma. Al final, este enfoque de la calidad también es esencial para prestar un servicio que responda a las expectativas del cliente y lograr un alto nivel de satisfacción.

En este artículo vamos a analizar la importancia de la calidad en la industria y los aspectos fundamentales de su gestión en las empresas.

¿Qué se entiende por calidad en la industria?

Por calidad entendemos un atributo del producto que determina su idoneidad para el uso. La gama de estos atributos es bastante amplia – físicos, químicos, estéticos, etc.-

En pocas palabras, un producto puede tener varios aspectos de calidad, así como una calidad general, que es la suma de sus aspectos individuales de conformidad para el uso.

Por lo general, hay dos aspectos importantes de la calidad: la calidad del diseño y la calidad de la conformidad.

Todos los bienes y servicios se producen en varios grados o niveles de calidad y, en consecuencia, el término técnico apropiado es calidad de diseño.

Por otra parte, la calidad de conformidad es la forma en que el producto se ajusta a las especificaciones y la tolerancia requeridas por el diseño. En esencia, está influenciada por varios factores, entre ellos:

  • La elección de los procesos de fabricación, la formación y la supervisión de la mano de obra.
  • El tipo de sistema de aseguramiento de la calidad, es decir, los controles del proceso, las pruebas de control de procesos, pruebas, actividades de inspección, etc.
  • El grado de cumplimiento de estos procedimientos de garantía de la calidad.
  • La motivación del personal para lograr la calidad.

¿Qué es la gestión de la calidad industrial?

La gestión de la calidad se define como el acto de supervisar diferentes actividades y tareas dentro de una industria para garantizar que los productos y servicios ofrecidos, así como los medios utilizados para proporcionarlos, son coherentes y adecuados para el propósito de idoneidad.

El inicio del proceso implica el establecimiento de los objetivos de calidad, que se acuerdan con el cliente. A continuación, se lleva a cabo un «proceso de garantía de calidad» y un «proceso de control de calidad» para medir e informar sobre la calidad real de los productos.

Además, como parte del proceso, cualquier problema o incidencia se identifica y se resuelve con rapidez.

Después de todo,  este proceso te ayudará a mejorar los resultados de tu producción. También te ayudará a implantar un proceso de garantía de calidad para aumentar la confianza en la calidad de los productos o servicios.

En resumen, este proceso te ayudará a:

  • Establecer los objetivos que debe cumplir tu equipo de producción.
  • Definir cómo se medirán esos objetivos.
  • Realizar las acciones necesarias para medir la calidad.
  • Identificar los problemas y las mejoras.
  • Informar sobre el nivel general de calidad alcanzado.

 

control de calidad industrial

¿Cuál es el proceso de calidad de una industria?

La gestión de la calidad consta de cuatro procedimientos clave para realizar el proceso completo de un producto en una industria, que son los siguientes:

1. Planificación de la calidad

Proceso de identificación de las normas de calidad relevantes para el proyecto y toma de decisiones de cómo cumplirlas.

2. Mejora de la calidad

El cambio de un proceso con el fin de mejorar la confianza o la fiabilidad del resultado.

3. Control de calidad

Esfuerzo continuo para mantener la integridad y la fiabilidad de un proceso en la consecución de un resultado.

4. Garantía de calidad

Las acciones sistemáticas o planificadas necesarias para ofrecer la suficiente fiabilidad para que un servicio o producto concreto cumpla los requisitos especificados.

En su mayor parte, el objetivo de la gestión de calidad es garantizar que todas las partes interesadas de la empresa colaboren en la mejora de los procesos, productos, servicios y cultura de la empresa para lograr el éxito a largo plazo que se deriva de la satisfacción del cliente.

Este proceso de gestión implica un conjunto de directrices que desarrolla un equipo para garantizar que los productos y servicios que producen tienen el nivel adecuado o son aptos para un fin específico.

En primer lugar, el proceso comienza cuando la empresa establece los objetivos que debe cumplir y que se acuerdan con el cliente. A continuación, la empresa define cómo se medirán los objetivos, adoptando las medidas necesarias para medir la calidad.

Con posterioridad, identifica los problemas que surgen y pone en marcha mejoras. El último paso consiste en informar sobre el nivel general de calidad alcanzado.

En suma, el proceso garantiza que los productos y servicios producidos por el equipo están a la altura de las expectativas de los clientes.

¿Qué significa control de calidad en la industria?

El control de calidad se define como un conjunto de herramientas, acciones y mecanismos que son llevados a cabo por personal especializado, con el fin de encontrar diversos errores en diferentes sistemas industriales.

Dicho de otra manera, es un proceso mediante el cual una empresa trata de garantizar el mantenimiento o la mejora de la calidad del producto. Este requiere que la empresa cree un entorno en el que tanto la dirección como los empleados se esfuercen por alcanzar la perfección.

Esto se hace formando al personal, creando puntos de referencia para la calidad del producto y probando los productos para comprobar si hay variaciones estadísticamente significativas.

Un aspecto importante de este proceso es el establecimiento de controles bien definidos. Estos controles ayudan a normalizar tanto la producción como las reacciones a los problemas de calidad.

Limitar el margen de error especificando qué actividades de producción deben ser realizadas por cierto personal reduce la posibilidad de que los empleados participen en tareas para las que no tienen la formación adecuada.

En definitiva, el control de calidad se creó para identificar y eliminar cualquier error o equivocación durante el proceso de fabricación. Además, para llevar a cabo el control de un servicio o producto, se deben realizar pruebas de muestreo e inspecciones para verificar las características óptimas.

Cómo se realiza el control de calidad en una industria

Para que los clientes reciban lo que una empresa promete, es importante realizar un control de calidad. Por tanto, hay una serie de pasos que hay que tener en cuenta y seguir para llevarlo a cabo:

  • Obtener el compromiso de los directivos y de los recursos humanos: para llevar a cabo un control eficaz, es necesario el compromiso y la dedicación de todos los miembros del equipo. Para ello, deben informar a todos de lo que quieren hacer y ponerse a trabajar para ofrecer al cliente el mejor resultado posible.
  • Reconocer las expectativas del cliente: estudiar las necesidades del cliente, saber qué quiere de su empresa y cómo se pueden satisfacer sus necesidades con los servicios o productos que ofrece su sector.
  • Determinar las mejores prácticas: decidir cómo evaluar la calidad de los productos que van a elegir, ya sea a través de modelos, normas o manuales,  que se adapten al sector empresarial en el que trabajan. Uno de los consejos para este paso es buscar ayuda especializada.
  • Designar un responsable: si se quiere conseguir un control de calidad eficaz, hay que elegir un líder que se encargue de este proceso. Para ello, debes tener en cuenta que esta persona, departamento o grupo sea una persona muy trabajadora, comprometida y apasionada con su trabajo.
  • Realizar el diagnóstico inicial: antes de realizar el proceso hay que estudiar cómo funciona actualmente la calidad de los productos de tu empresa. Para este paso se pueden utilizar encuestas, cuestionarios o entrevistas.
  • Redactar el manual de calidad: una vez realizados los pasos anteriores, la empresa establecerá las decisiones y compromisos que se llevarán a cabo para evaluar los productos.
  • Redactar el manual de procedimientos: una vez tomadas las decisiones pertinentes para llevar a cabo la evaluación de los productos, ahora se debe establecer cómo se van a cumplir las decisiones tomadas anteriormente.
  • Establecer registros de calidad: sistematizar todos los registros de los sectores y procesos para realizar los diagnósticos.
  • Realizar auditorías periódicas: diagnosticar dónde falla la empresa y dónde hay que hacer correcciones para obtener la calidad que se busca.

 

para qué sirve la calidad industrial

5 Beneficios del control de calidad

El control de calidad garantiza la fabricación de productos fiables, lo que resulta ventajoso para atraer a más clientes hacia el producto, aumentando así las ventas.

Es de gran ayuda para mantener la demanda existente y crear una nueva demanda para el producto. Se ha señalado, con razón, que es un poderoso instrumento con el que se pueden ampliar los mercados tanto nacionales como internacionales.

Conoce 5 ventajas importantes del control de calidad que pueden ayudar a tu empresa a tener un producto mejor acabado:

1. Reducción de los costes de producción

Al realizar una inspección y un control eficaz de los procesos y operaciones de la producción, los costes de producción se reducen de forma considerable.

Un sistema eficaz reduce el coste de producción del producto debido a:

  • La reducción del desperdicio de materias primas, productos semiacabados y acabados.
  • La producción a gran escala de productos de calidad estándar.
  • El coste de reprocesamiento de los productos no conformados es mínimo.

2. Satisfacción de los consumidores

Los consumidores se ven muy beneficiados, ya que obtienen mejores productos gracias al control de calidad con especificaciones estándar para su máxima satisfacción.

3. Utilización máxima de los recursos

Al establecer un sistema de control fiable, se ejerce el control necesario sobre las máquinas, los equipos, el personal y los materiales,  así como de todos los demás recursos de la empresa.

El sistema también controlará el mal uso de las instalaciones, los despilfarros de todo tipo y la producción de bajo nivel. Así, se aprovechan al máximo los recursos de la empresa.

4. Aumento de las ventas

El aumento de las ventas del producto es el principal objetivo del sistema de control de calidad.

Al introducir el programa en el proceso de fabricación, se pone a disposición de los consumidores un producto sólido y además a precios más bajos debido al menor coste de producción.

Esto, a su vez, aumenta la demanda del producto de la empresa.

5. Minimizar las variaciones del proceso de producción

Es un hecho bien conocido que, a pesar de una cuidadosa planificación, existen algunas variaciones en la naturaleza de la producción.

La magnitud de las variaciones depende del proceso de producción, es decir, de las máquinas, los materiales, las operaciones, etc.

Las técnicas de control ayudan a estudiar estas variaciones en la calidad del producto y sirven como herramienta útil para la solución de muchos problemas de fabricación que no pueden resolverse tan bien con ningún otro método.

Calidad en la industria 4.0

La cuarta revolución industrial supone una auténtica transformación en todos los ámbitos de la sociedad; siendo la industria, como sabemos, uno de los más afectados.

Junto con las capacidades emergentes de la Industria 4.0 (fábrica inteligente, sistemas de automatización, IoT y aprendizaje automático), la calidad 4.0 pretende aprovechar las nuevas tecnologías para movilizar la práctica de la gestión y la excelencia organizativa.

El objetivo de la calidad 4.0 es reducir los costes,  facilitar el cumplimiento y aumentar la eficiencia de las operaciones. Los grupos más innovadores se están replanteando cómo hacer la gestión de la calidad en la era digital.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que, aunque la gestión puede estar impulsada por la tecnología, la verdadera transformación se produce en la cultura del liderazgo y los procesos de calidad. En la realidad, es una mejora de los métodos anteriores, en lugar de construir uno desde cero.

Por un lado, los datos y su análisis son cruciales para la mejora continua. Sin la recopilación y el análisis de datos sólidos, es imposible formular futuras recomendaciones y planes de mejora.

Con la ayuda de los dispositivos conectados de la Industria 4.0, se pueden utilizar datos precisos en tiempo real para potenciar una toma de decisiones ágil.

La mayoría de los análisis actuales se centran en la interpretación de los datos después de su recopilación. Sin embargo, el análisis prescriptivo puede anticipar cuándo se producirán fallos o determinadas acciones y sugerir soluciones adecuadas para ellos.

Por otro lado, en la calidad 4.0, la conectividad permite el intercambio fluido de información entre el ERP, la gestión del ciclo de vida del producto y los dispositivos utilizados en la planta de producción.

Esta conectividad es posible gracias a dispositivos IoT y otros sensores de conexión, que proporcionan información en tiempo real a los sistemas de gestión de calidad digitales para ayudar a las empresas a centrarse realmente en la iteración y la mejora, en lugar de limitarse a ejecutarla.

Por último, la mayor capacidad para soportar el volumen de datos, de usuarios, dispositivos y de análisis puede aumentar la escalabilidad de una empresa. Esto significa que las empresas pueden fusionar todas sus fuentes de datos y sistemas en un solo lugar, a una escala mayor que la que se conseguía con anterioridad.

Conclusión

La calidad industrial es uno de los aspectos más importantes que la mayoría de las empresas se esfuerzan por conseguir y mantener.

La gestión permite tomar las medidas correctivas necesarias para mantener la calidad de los productos y, por supuesto, para garantizar que los productos de menor nivel no lleguen a los clientes. También permite conseguir una mejor utilización de las materias primas y los equipos.

La falta de una gestión adecuada de la calidad en un proyecto incrementa la incertidumbre y aumenta el riesgo de fracaso del proyecto.

Con el uso del control de calidad podemos establecer estándares aceptables para el cliente. Además, podemos localizar e identificar los fallos del proceso para controlar los defectos, los desperdicios y los desechos.

¿Conoces nuestro curso de gestión de la producción?

En aula21 hemos desarrollado un programa que analiza los sistemas productivos y las técnicas más avanzadas que se aplican en las empresas del siglo XXI para la gestión de procesos de producción industrial.

En el curso de gestión de la producción conocerás los recursos que se utilizan en el diseño de productos y procesos, descubrirás qué es la planificación y el control de la capacidad y aprenderás cómo se gestiona la calidad, el mantenimiento y la confiabilidad. Además, obtendrás los conocimientos para la organización y supervisión de la mano de obra.

Todos nuestros curso son bonificables por FUNDAE. Nosotros nos encargamos de la gestión y el trámite sin coste alguno.

Visita el temario el curso en el enlace siguiente.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Abrir chat