qué es la gestión del mantenimiento industrial

La gestión de la producción industrial, en pocas palabras, es el arte de crear un producto o servicio que deleitará a la gente resolviendo sus problemas de forma inesperada. De manera consciente o instintiva, todas las empresas utilizan la gestión de productos, incluso se podría argumentar que las empresas no podrían existir sin ella.

Cuando una empresa todavía es nueva y comienza a afianzarse, la gestión de la producción industrial suele ser realizada por uno de los fundadores que tuvo la visión inicial del producto.

Cuando la compañía empieza a tener éxito y crece, la necesidad de contar con los mejores profesionales se hace patente de forma rápida. El papel de estos profesionales es identificar las necesidades de los clientes que no están bien atendidas y construir una propuesta de valor que luego se dirija a esas necesidades.

Definición de la gestión de la producción industrial

La gestión de la producción se ocupa de la toma de decisiones relacionadas con los procesos de producción para que los bienes o servicios resultantes se produzcan de acuerdo con las especificaciones, en la cantidad y en el plazo exigido y a un coste mínimo.

Las técnicas de gestión de la producción industrial se emplean tanto en la industria de servicios como en la industria manufacturera. Es una responsabilidad similar en nivel y alcance a otras especialidades como el marketing o la gestión de recursos de personal o financieros.

En las operaciones de fabricación, la gestión de la producción incluye la responsabilidad del diseño de productos y procesos, la planificación y el mantenimiento de la maquinaria, la gestión de calidad, la organización y la supervisión de la mano de obra.

Para qué sirve la gestión de la producción industrial.

La gestión de la producción es la herramienta principal de una empresa. Se utiliza para planificar, organizar, dirigir y controlar las actividades de producción. Además, se ocupa de convertir las materias primas en productos terminados para satisfacer las necesidades de la gente.

A su vez, se resume en 6 características básicas relacionadas con: el personal o mano de obra, la maquinaria y/o equipamiento técnico, los métodos de producción, la parte financiera y el mercado al que se dirige la empresa. Lo que en inglés se conoce como las 6 emes (6M´s: men, machines, methods, materials, money and markets).

Personal o mano de obra.

Dado que la gran mayoría del personal de fabricación trabaja en la producción física de los productos, la «gestión de personal» es una de las responsabilidades más importantes del jefe de producción.

Maquinaria y/o equipamiento técnico.

Es tarea básica de una buena gestión elegir la maquinaria y los métodos de la empresa, seleccionando primero los equipos y la tecnología que se utilizarán en la fabricación del producto o servicio y, a continuación, planificar y controlar los métodos y procedimientos para su utilización.

Métodos de producción.

La flexibilidad del proceso de producción y la capacidad de los trabajadores para adaptarse a los equipos y horarios son cuestiones importantes en esta fase de la gestión de la producción.

Materiales y/o materías primas.

La responsabilidad de la gestión respecto a los materiales incluye la gestión de los procesos de producción, tanto físicos (materias primas) como de información (papeleo).

La parte financiera.

La importancia de la financiación y la utilización de activos para la mayoría de las industrias manufactureras explica la preocupación del empresario por el dinero.

Un jefe de producción corre el riesgo de que una inversión excesiva o unos costes corrientes elevados acaben con cualquier ventaja competitiva temporal que se pudiera haber obtenido.

El Mercado

Una vez que el producto está terminado, es hora de que entre en el mercado. En esta etapa, los planes de lanzamiento y marketing deben ser completados, y los equipos de ventas deben ser entrenados para iniciar la distribución.

A lo largo de todo el proceso, el jefe de producción entrega un plan operativo, que tiene como objetivo seguir el crecimiento de un producto en el mercado: los ingresos, el retorno de la inversión y los clientes principales.

Un buen jefe de producción nunca deja de aprender de sus clientes. El mercado puede cambiar, por lo que el producto puede cambiar y sus clientes ideales también podrían cambiar. Su trabajo es mantenerse constantemente al día con el público objetivo y sus necesidades.

Las empresas tienen que introducir nuevos productos de vez en cuando para seguir siendo competitivas. El desarrollo de nuevos productos y la gestión del ciclo de vida de los productos exigen recursos dedicados que puedan generar nuevos productos y gestionar el ciclo de vida del producto.

Este es el ámbito de la gestión de productos que abarca las funciones de desarrollo y comercialización de productos. Mientras que el desarrollo de productos es interno, el marketing de productos se centra en el cliente y se enfrenta al mercado.

funciones-gestion-produccion-industrial
Funciones de la Gestión de la Producción Industrial

Funciones de la Gestión de la Producción Industrial

Las funciones de la gestión de la producción industrial abarcan toda la gama de desarrollo y comercialización de productos, desde el análisis de las condiciones del mercado hasta la definición de las características o funciones de un producto, pasando por el lanzamiento del producto en el mercado y su seguimiento a lo largo de todo su ciclo de vida.

Las funciones de gestión de la producción más destacadas se pueden sintetizar en:

  • Selección de producto y diseño
  • Selección del proceso de producción
  • Selección de la forma de producción adecuada
  • Planificación de la producción
  • Control de producción
  • Control de Calidad y Costo
  • Control de Inventario
  • Mantenimiento y sustitución de máquinas

A este respecto, a continuación se describen las funciones de gestión de la producción mencionadas anteriormente.

Selección de producto y diseño

Seleccionar primero el producto adecuado para la producción. Luego seleccionar el diseño correcto para el producto. Hay que tener cuidado al seleccionar el producto y el diseño porque de ello depende la supervivencia y el éxito de la empresa.

El producto debe seleccionarse sólo después de una evaluación detallada de todos los demás productos alternativos. Después de seleccionar el producto correcto, se debe seleccionar el diseño correcto.

El diseño debe estar de acuerdo con los requisitos de los clientes. Debe dar a los clientes el máximo valor al menor coste. Por lo tanto, la gestión de la producción debe utilizar técnicas como la ingeniería de valor y el análisis de valor.

Selección del proceso de fabricación

Elegir el proceso de producción correcto. Deben decidir sobre el tipo de tecnología, máquinas, sistema de manipulación de materiales, etc.

Selección de la capacidad de producción adecuada

Determinar la capacidad de producción adecuada para satisfacer la demanda del producto. Esto se debe a que más o menos capacidad puede generar problemas.

El jefe de producción debe planificar la capacidad de producción tanto a corto como a largo plazo. Debe utilizar el análisis de equilibrio para la planificación de capacidad.

Planificación de la producción

La gestión de la producción incluye la planificación de la producción. Aquí, el jefe de producción decide sobre la hoja de ruta y la programación.

El plan de producción implica decidir el camino a seguir y la secuencia de operaciones. El objetivo principal del plan es encontrar la mejor y más económica opción de operaciones a seguir en el proceso de fabricación. El plan asegura un flujo de trabajo sin problemas.

Programar significa decidir cuándo comenzar y cuándo terminar una actividad de producción en particular.

El control de procesos tiene dos finalidades: en primer lugar, garantizar que las operaciones se realicen de acuerdo con el plan y, en segundo lugar, supervisar y evaluar continuamente el plan de producción para ver si se pueden realizar modificaciones para cumplir mejor con los objetivos de coste, calidad, entrega, flexibilidad u otros objetivos.

Por ejemplo, cuando la demanda de un producto es lo suficientemente alta como para justificar una producción continua, puede ser necesario ajustar el nivel de producción de vez en cuando para hacer frente a la variación de la demanda o a los cambios en la cuota de mercado de una empresa.

Control de producción

El jefe de producción tiene que monitorear y controlar la producción. Tiene que averiguar si la producción real se hace según los planes o no. Tiene que comparar la producción real con los planos y averiguar las desviaciones. A continuación, tomar las medidas necesarias para corregir estas desviaciones.

Control de Calidad y Costo

La calidad y el control de costes tienen mucha importancia en el mundo competitivo de hoy. Los clientes de todo el mundo quieren productos de buena calidad a los precios más bajos. Para satisfacer esta demanda de los consumidores, la gestión de la calidad debe mejorar continuamente la calidad de sus productos. Junto con esto, también debe tomar medidas esenciales para reducir el costo de sus productos.

Control de Inventario

El departamento de producción debe controlar el nivel de existencias. Si hay un exceso de existencias, los materiales pueden estropearse, desperdiciarse o utilizarse indebidamente. Si hay una falta de existencias, entonces la producción no se llevará a cabo según lo previsto y las entregas se verán afectadas.

Mantenimiento y sustitución de máquinas

Asegurar el mantenimiento adecuado y la sustitución de las máquinas y equipos. Por consiguiente, disponer de un plan de gestión del mantenimiento que se encargue de: limpieza, engrase, mantenimiento y sustitución de máquinas, equipos, recambios, etc., De este modo se evitan las averías de las máquinas y las paradas de producción.

Te puede interesar también: Qué es la Gestión del Mantenimiento 

Objetivos de la gestión de la producción industrial

El objetivo principal de la gestión de la producción es producir bienes y servicios con la calidad adecuada, en la cantidad adecuada, en el momento adecuado y a un coste mínimo. También intenta mejorar la rentabilidad. Una empresa que funciona eficazmente puede hacer frente a la competencia de manera satisfactoria.

A continuación detallaré los puntos más significativos para cumplir los objetivos de una buena gestión de la producción:

  • Lograr la coordinación entre los distintos departamentos relacionados con la producción.
  • Hacer ajustes adecuados de personal, dinero, materiales, máquinas, herramientas, aparatos y equipos relacionados con la producción.
  • Decidir sobre los objetivos de producción a alcanzar teniendo en cuenta las previsiones de ventas.
  • Mantener la operación de producción continua.
  • Alcanzar la cuota de mercado deseada.
  • Definir el personal adecuado para el tipo de trabajo correcto.
  • Alcanzar el nivel de beneficio deseado.
  • Tomar todas las medidas necesarias para eliminar los posibles obstáculos en el camino hacia una producción sin problemas.
  • Lograr un ahorro en costes y tiempo de producción.
  • Iniciar la producción en líneas de fabricación actuales.
  • Hacer funcionar la planta con el nivel de eficiencia previsto.
  • Desarrollar planes alternativos para hacer frente a cualquier emergencia o imprevisto.

 

Aula21 imparte un curso de Gestión de la Producción Industrial orientado a la práctica de la actividad productiva. Fundamentalmente enfocado en el estudio de los sistemas productivos técnicas que se ejecutan en las empresas del siglo XXI para la gestión de proyectos de producción industrial.

Visita el temario del curso: Gestión de la producción industrial

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies