Energía Solar Fotovoltaica: Qué es y cómo funciona

Definición de energía solar fotovoltaica

La energía solar fotovoltaica es uno de los recursos energéticos más abundantes de la Tierra. A la postre, es un recurso energético renovable que puede proporcionar la energía adecuada para las necesidades de una casa, una nave industrial o una autocaravana, por citar algunas.

El rendimiento de la inversión en energía solar es muy valioso, y no sólo desde el punto de vista económico, sino también por el bien de la salud pública y la sostenibilidad medioambiental.

Cada año que pasa, la energía solar se hace más popular entre los propietarios de viviendas y empresas, a medida que la gente conoce sus numerosas ventajas y los costes de instalación disminuyen.

En este artículo vas a conocer todo lo que necesitas saber sobre la energía solar fotovoltaica.

¿Qué se entiende por energía solar fotovoltaica?

La palabra Fotovoltaico significa electricidad a partir de la energía del sol y deriva de las palabras «foto», que en griego significa luz, y «voltaico», que significa tensión.

El término «fotovoltaico» se utiliza para describir un proceso conocido como «efecto fotovoltaico», el proceso por el cual un material como el silicio convierte la luz solar en electricidad.

El objetivo de la tecnología fotovoltaica es convertir la luz solar directamente en electricidad sin necesidad de una interfaz para la conversión. Este equipo tiene un diseño sencillo y es fácil de manejar.

La luz solar en forma de fotones incide en las células fotovoltaicas, excitando los electrones del silicio. En definitiva, la corriente eléctrica se genera cuando los electrones son recogidos por el cableado incorporado a las células fotovoltaicas.

En conclusión, un panel solar está formado por múltiples células fotovoltaicas, cuya cantidad dependerá de la tensión y la corriente de salida que requiera el panel solar. El tamaño de los paneles solares oscila entre los 5 y los 400 vatios de potencia máxima y producen corriente continua.

¿Quién inventó la energía solar fotovoltaica?

En la realidad, la energía solar  no es nada nuevo. La gente ha utilizado la energía solar desde el siglo VII a.C. En su estado más primitivo, la energía del sol ha sido venerada y utilizada casi desde que el hombre camina por la tierra.

Los primeros usos de la energía solar incluían enfocar la energía del sol a través de una lupa para encender el fuego para cocinar.

En el siglo III a.C., griegos y romanos hacían rebotar la luz solar en «espejos ardientes» para encender antorchas sagradas en ceremonias religiosas.

Pero, en 1839, el físico francés Edmond Becquerel descubrió el efecto fotovoltaico mientras experimentaba con una célula hecha de electrodos metálicos en una solución conductora. Observó que la célula producía más electricidad cuando se exponía a la luz.

Más tarde, en 1873, Willoughby Smith descubrió que el selenio podía funcionar como fotoconductor.

Sólo tres años después, en 1876, William Grylls Adams y Richard Evans Day aplicaron al selenio el principio fotovoltaico descubierto por Becquerel. Comprobaron que, efectivamente, podía generar electricidad cuando se exponía a la luz.

Casi 50 años después del descubrimiento del efecto fotovoltaico, en 1883, el inventor estadounidense Charles Fritz creó la primera célula solar de selenio que funcionaba.

Aunque utilizamos el silicio en las células de los paneles solares modernos, esta célula solar fue un importante precursor de la tecnología utilizada hoy en día.

En cierto modo, muchos físicos participaron en la invención de las células solares. A Becquerel se le atribuye haber descubierto el potencial del efecto fotovoltaico, y a Fritz haber creado realmente el ancestro de todas las células solares.

Albert Einstein contribuyó a llamar la atención del mundo sobre la energía solar y su potencial. En 1905, Einstein publicó un artículo sobre el efecto fotoeléctrico y cómo la luz transporta la energía. Esto generó más atención y aceptación para la energía solar a una escala más amplia.

El gran salto hacia las células solares como las que se utilizan hoy en día en los paneles se produjo gracias al trabajo de los Laboratorios Bell en 1954. Tres científicos de allí, Daryl Chapin, Calvin Fuller y Gerald Pearson, crearon una célula solar más práctica utilizando silicio.

A medida que se desarrollaba la era espacial, se utilizaron paneles solares para alimentar diversas partes de las naves espaciales a finales de los años 50 y 60. El primero fue el satélite Vanguard I en 1958, seguido por el Vanguard II, el Explorer III y el Sputnik-3.

En 1964, la NASA lanzó el satélite Nimbus, que funcionaba con un conjunto de paneles solares fotovoltaicos de 470 vatios. No pasaría mucho tiempo hasta que el potencial de la energía solar se trasladara del espacio exterior a los hogares y a las empresas de todos los rincones del planeta.

A pesar de que el número de personas interesadas en la energía solar fotovoltaica ha aumentado en las últimas décadas, el coste y la eficiencia han ido mejorando poco a poco.

A medida que los paneles solares fotovoltaicos se construyen para ser más eficientes y para costar menos, la energía solar se ha convertido en un proceso alternativo para que la gente de a pie genere energía para sus hogares y negocios.

energía solar fotovoltaica para autoconsumo

¿Cómo se produce la energía solar fotovoltaica?

En pocas palabras, la energía solar fotovoltaica es una tecnología avanzada que produce electricidad a partir de la luz solar sin necesidad de piezas móviles.

En una célula fotovoltaica, la luz solar separa los electrones de sus átomos de silicio. Los electrones capturan pequeños paquetes de energía lumínica, llamados fotones, y transmiten la energía suficiente para liberar el electrón de su átomo anfitrión.

La célula solar fotovoltaica es la unidad básica de un sistema fotovoltaico y consiste en la asociación de dos finas capas de diferentes materiales semiconductores, que son los únicos que absorben la energía de los fotones de la luz solar. Uno es el semiconductor positivo (tipo P) y el otro el negativo (tipo N).

El silicio es el más utilizado para fabricar células solares fotovoltaicas, debido a su idoneidad y eficiencia.

Por un lado, los semiconductores de tipo P están hechos de silicio cristalino dopado con una cantidad muy pequeña de una impureza (por ejemplo, boro), lo que hace que el material sea deficiente en electrones.

Por otro lado, los semiconductores de tipo N también están formados por silicio cristalino, pero dopado con pequeñas cantidades de otra impureza (por ejemplo, fósforo), por lo que estos materiales tienen un exceso de electrones libres.

El principio del sistema fotovoltaico se produce cuando al añadir energía, los electrones se activan en un semiconductor. Es decir, con la adición de energía de la luz solar, los electrones del sistema fotovoltaico se activan y pasan de un estado energético inferior a otro superior. Esto conduce a la generación de electricidad, en un semiconductor.

En esencia, un sistema fotovoltaico se compone de varias partes, como las células fotovoltaicas, los conjuntos eléctricos y mecánicos, así como los medios para cambiar y/o regular la energía eléctrica.

En lo que respecta a las superficies delantera y trasera pueden conectarse entre sí mediante un circuito externo para extraer corriente, tensión y energía de la célula solar.

Además, las células solares se empaquetan detrás de un vidrio para formar paneles fotovoltaicos, cuya vida útil suele ser de 20 a 40 años.

Por lo general, las placas fotovoltaicas montadas en los tejados de los edificios pueden producir tanta electricidad como la que consume el edificio.

En definitiva, se conectan varios paneles solares en cadenas para construir un conjunto solar. El tamaño de la matriz dependerá de la cantidad de energía que se necesite generar.

Por ejemplo, un módulo típico genera unos 200 kilovatios hora (AC) por metro cuadrado al año, por lo que se necesita una superficie de colectores de 25-50m2 para alimentar una casa razonablemente eficiente desde el punto de vista energético. Una casa así exporta más electricidad a la red durante el día que la que importa por la noche.

Por otro lado, la energía de corriente continua de la instalación solar puede almacenarse en baterías solares y convertirse en corriente alterna mediante un inversor cuando sea necesario, o bien se puede convertir la energía solar directamente en corriente alterna con un inversor conectado a la red y verter el exceso de energía en la red nacional para obtener la compensación estipulada.

Además, las instalaciones fotovoltaicas consiguen un aumento de la eficiencia energética gracias a la posibilidad de ajustar el desplazamiento del panel fotovoltaico en función del movimiento del sol.

Componentes de un sistema fotovoltaico

Los paneles fotovoltaicos se componen de células individuales conocidas como células solares. Cada célula solar genera una pequeña cantidad de electricidad.

Cuando se conectan muchas células solares juntas, se crea un panel solar que crea una cantidad sustancial de electricidad.

En el fondo, los sistemas fotovoltaicos varían en tamaño, dependiendo de la aplicación: pueden ir desde sistemas pequeños, montados en tejados o integrados en edificios, con capacidades de decenas de kilovatios, hasta grandes estaciones de servicios públicos que generan cientos de megavatios de energía eléctrica.

Hay sistemas fotovoltaicos que se conectan a la red eléctrica (sistemas directos o híbridos) y otros que permiten al usuario desconectarse de la red (sistemas aislados).

Por tanto, el proceso de convertir la luz (fotones) en electrones genera electricidad de corriente continua en las células solares.

La electricidad de corriente continua (CC) puede utilizarse para cargar baterías y hacer funcionar diversos aparatos electrónicos, pero para suministrar energía a un hogar o una empresa, la CC ha de convertirse en CA (corriente alterna).

La red eléctrica transmite la energía a largas distancias utilizando la corriente alterna. En nuestros hogares, algunos aparatos electrónicos pueden funcionar con corriente alterna y otros con corriente continua.

Una vez que la corriente alterna llega al usuario final, se puede volver a convertir en corriente continua si es necesario.

La mayoría de los kits de energía solar fotovoltaica actuales son modulares, lo que significa que permiten al usuario añadir o quitar capacidad de energía al sistema en cualquier momento.

Después de todo, estos sistemas ofrecen a los clientes la flexibilidad necesaria para ajustar su capacidad de energía a medida que cambia la demanda.

En los sistemas de energía fotovoltaica hay muchos otros componentes además de las células solares. Estos componentes incluyen el cableado, los protectores de sobretensión, los interruptores, los componentes de montaje mecánico, los inversores, las baterías y los cargadores de baterías.

Estos componentes son los que distribuyen y almacenan la electricidad de forma segura y eficiente. Además, pueden suponer hasta la mitad del coste total de un sistema fotovoltaico.

Los componentes que están presentes en un sistema fotovoltaico típico son:

  • Paneles solares
  • Conexiones eléctricas entre paneles solares
  • Líneas de salida de energía
  • Inversor de potencia (convierte la electricidad de CC en electricidad de CA)
  • Equipo de montaje mecánico
  • Regulador de carga
  • Cableado
  • Baterías para el almacenamiento de energía
  • Contador eléctrico (para sistemas conectados a la red)
  • Dispositivos de protección contra sobreintensidades y sobretensiones
  • Equipo de procesamiento de energía
  • Equipo de puesta a tierra

Las empresas de servicios públicos pueden utilizar sistemas más avanzados para generar cantidades considerables de electricidad, como:

  • Sistemas de inclinación de uno o dos ejes
  • Sistemas de refrigeración y limpieza automáticos
  • Sistemas de pilas de combustible, baterías u otro tipo de almacenamiento de energía
  • Líneas de transmisión

Estos equipos permiten a los ingenieros y técnicos construir sistemas fotovoltaicos que pueden integrarse en los edificios o construirse en un lugar externo como los llamados huertos solares.

Si el sistema fotovoltaico se encuentra fuera del emplazamiento, las líneas de transmisión tendrían que transportar la energía desde el conjunto solar hasta el lugar que la necesita.

Ejemplo de instalación de energía solar fotovoltaica
Ejemplo de instalación de energía solar fotovoltaica de autoconsumo

¿Cuáles son las aplicaciones de la energía solar fotovoltaica?

Las aplicaciones de la energía solar fotovoltaica son muchas y variadas. En este campo, se incluyen desde las grandes centrales eléctricas con paneles fotovoltaicos hasta las pequeñas calculadoras solares.

Existe un elevado potencial de la energía fotovoltaica en todas partes. A medida que aparecen materiales avanzados y tecnologías de próxima generación, se hace posible la energía fotovoltaica en toda una serie de aplicaciones y lugares.

A continuación describimos algunas de las más significativas:

1. Huertos solares

Muchas hectáreas de paneles fotovoltaicos pueden proporcionar energía a escala de servicios públicos, desde decenas de megavatios hasta más de un gigavatio de electricidad. Estos grandes sistemas, que utilizan paneles fijos o de seguimiento del sol, suministran energía a las redes municipales o regionales.

2. Ubicaciones remotas

No siempre es rentable, conveniente o incluso posible extender las líneas eléctricas a los lugares donde se necesita electricidad.

Para estos casos, la energía fotovoltaica puede ser la solución: para hogares rurales, pueblos en países en vías de desarrollo, faros, plataformas petrolíferas en alta mar, plantas de desalinización y clínicas remotas.

3. Energía autónoma

En zonas urbanas o remotas, la energía fotovoltaica puede alimentar dispositivos, herramientas y contadores autónomos.

Por tanto, la energía fotovoltaica puede satisfacer las necesidades de electricidad de los parquímetros, las señales de tráfico temporales, los teléfonos de emergencia, los transmisores de radio, las bombas de riego, los medidores de caudal, los puestos de vigilancia remotos, la iluminación de las carreteras, etc.

4. Energía en el espacio

Desde el principio, la energía fotovoltaica ha sido la principal fuente de energía para los satélites en órbita terrestre.

A lo largo de los tiempos más actuales, la energía fotovoltaica de alta eficiencia ha suministrado energía a empresas como la Estación Espacial Internacional y los vehículos de superficie en la Luna y Marte, y seguirá siendo una parte integral de la exploración espacial y planetaria.

5. Necesidades relacionadas con los edificios

En los edificios, los paneles fotovoltaicos montados en los tejados o en el suelo pueden suministrar electricidad.

El material fotovoltaico también puede integrarse en la estructura de un edificio en forma de ventanas, tejas o revestimientos para cumplir una doble función.

Además, los toldos y los aparcamientos pueden cubrirse con material fotovoltaico para proporcionar sombra y energía.

6. Usos militares

Como una parte más del equipamiento militar, la energía fotovoltaica de capa fina, ligera y flexible, puede servir para aplicaciones en las que la portabilidad o la robustez son fundamentales.

Los soldados pueden llevar una fotovoltaica ligera para cargar equipos electrónicos sobre el terreno o en bases remotas.

7. Transporte

Otro de los usos de la energía fotovoltaica es la proporcionar energía auxiliar a vehículos como coches y barcos.

Los techos solares de los automóviles pueden incluir energía fotovoltaica para las necesidades de energía a bordo o para cargar las baterías.

También puede adaptarse a la forma de las alas de los aviones para suministrarles energía a gran altura.

Tipos de paneles fotovoltaicos

La mayoría de las opciones de paneles solares disponibles en la actualidad se ajustan a uno de los tres tipos siguientes: monocristalino, policristalino (también conocido como multicristalino) y de capa fina.

Estos paneles solares varían en función de su fabricación, aspecto, rendimiento, costes y las instalaciones más adecuadas para cada uno de ellos.

Dependiendo del tipo de instalación de placas solares que estés considerando, una opción puede ser más adecuada que las otras.

Cada tipo tiene sus propias ventajas y desventajas, y el tipo de panel solar más adecuado para tu instalación dependerá de factores específicos del lugar o edificio y de las características deseadas del sistema.

Los paneles solares cristalinos tienen la mayor eficiencia de todos los paneles. Por un lado, los paneles monocristalinos tienen una eficiencia de entre el 15 y el 20%, lo que los convierte en los más eficientes de todos los paneles cristalinos y por otro lado, los paneles policristalinos tienen una eficiencia de entre el 15 y el 17%.

Veamos con mayor detenimiento los tipos de placas solares fotovoltaicas:

1. Paneles solares fotovoltaicos monocristalinos

Si ves un panel solar con células negras, lo más probable es que sea un panel monocristalino. Estas células parecen negras debido a la forma en que la luz interactúa con el cristal de silicio puro.

Mientras que las células solares en sí son negras, los paneles solares monocristalinos tienen una variedad de colores para sus hojas traseras y marcos. La lámina posterior del panel solar suele ser negra, plateada o blanca, mientras que los marcos metálicos suelen ser negros o plateados.

2. Paneles solares fotovoltaicos policristalinos

A diferencia de las células solares monocristalinas, las células solares policristalinas tienden a tener un tono azulado debido a que la luz se refleja en los fragmentos de silicio de la célula de una manera diferente a la que se refleja en una célula de silicio monocristalino puro.

Al igual que los monocristalinos, los paneles policristalinos tienen diferentes colores para las láminas posteriores y los marcos. La mayoría de las veces, los marcos de los paneles policristalinos son plateados y las láminas posteriores son plateadas o blancas.

3. Paneles solares fotovoltaicos de capa fina

El mayor factor estético diferenciador de los paneles solares de capa fina es su delgadez y bajo perfil.

Como su nombre indica, los paneles de capa fina suelen ser más delgados que otros tipos de paneles.

Esto se debe a que las células de los paneles son aproximadamente 350 veces más finas que las láminas cristalinas utilizadas en los paneles solares monocristalinos y policristalinos.

Es importante tener en cuenta que, aunque las células de película fina sean mucho más finas que las células solares tradicionales, un panel de película fina completo puede tener un grosor similar al de un panel solar monocristalino o policristalino si incluye un marco grueso.

Hay paneles solares de capa fina adhesivos que se colocan lo más cerca posible de la superficie de un tejado, pero hay paneles de capa fina más duraderos que tienen marcos de hasta 50 milímetros de grosor.

En cuanto al color, los paneles solares de capa fina pueden ser azules o negros, dependiendo del material del que estén hechos.

kit de energía solar fotovoltaica

¿De qué están hechos los distintos paneles solares fotovoltaicos?

Para producir electricidad, las células solares se fabrican con un material semiconductor que convierte la luz en electricidad. El material más comúnmente utilizado como semiconductor durante el proceso de fabricación de las células solares es el silicio.

1. Paneles solares monocristalinos y policristalinos

Tanto los paneles solares monocristalinos como los policristalinos tienen células hechas de láminas de silicio. Para construir un panel monocristalino o policristalino, las células se ensamblan en filas y columnas para formar un rectángulo, se cubren con una lámina de vidrio y se enmarcan.

Aunque ambos tipos de paneles solares tienen células hechas de silicio, los paneles monocristalinos y policristalinos varían en la composición del propio silicio.

Las células solares monocristalinas se cortan a partir de un único cristal de silicio puro. Por otro lado, las células solares policristalinas se componen de fragmentos de cristales de silicio que se funden en un molde antes de ser cortados en células.

2. Paneles solares de capa fina

A diferencia de los paneles solares monocristalinos y policristalinos, los paneles de capa fina se fabrican con diversos materiales.

El tipo más frecuente de panel solar de capa fina se fabrica con teluro de cadmio (CdTe). Para hacer este tipo de panel de película fina, los fabricantes colocan una capa de CdTe entre capas conductoras transparentes que ayudan a captar la luz solar.

Este tipo de tecnología de película fina también tiene una capa de vidrio en la parte superior para protegerla.

Los paneles solares de capa fina también pueden estar hechos de silicio amorfo (a-Si), que es similar a la composición de los paneles monocristalinos y policristalinos.

Aunque estos paneles de película fina utilizan silicio en su composición, no están formados por células de silicio sólido. Más bien, se componen de silicio no cristalino colocado sobre vidrio, plástico o metal.

Por último, los paneles de seleniuro de cobre, indio y galio (CIGS) son otro tipo popular de tecnología de capa fina.

Los paneles CIGS tienen los cuatro elementos colocados entre dos capas conductoras (es decir, vidrio, plástico, aluminio o acero), y los electrodos se colocan en la parte delantera y trasera del material para captar las corrientes eléctricas.

¿Cuál es la importancia de la energía solar fotovoltaica?

En el siglo XXI, los sistemas energéticos están progresando de forma considerable. La revolución de la industrialización trajo consigo un rápido aumento de la población y, con ello, del desarrollo económico.

La consecuencia fue un aumento de la demanda de energía y de la dependencia de la población de los combustibles para múltiples usos, lo que se está traduciendo en el agotamiento forzoso de los recursos no renovables que ofrece el mundo.

Aproximadamente un 80% de la demanda actual de energía primaria a nivel mundial se genera a partir de combustibles fósiles y de fuentes nucleares. Estas fuentes de energía son caras y muy contaminantes para el medio ambiente (por la producción de gases tóxicos y la creación del efecto «invernadero»)

Por lo tanto, hay que hacer mayores esfuerzos para aumentar el uso de las fuentes de energía renovables a nivel mundial.

Hoy en día es un gran reto proporcionar las cantidades necesarias de energía sostenible y limpia a nivel mundial. El futuro son las tecnologías energéticas que utilizan fuentes de energía renovables (biomasa, eólica o solar).

Muchos estudios han demostrado que las necesidades energéticas mundiales pueden satisfacerse mediante el uso de la energía solar, ya que es abundante en la naturaleza y es una fuente de energía de libre acceso.

La energía solar es la radiación solar que puede generar calor, generar electricidad o provocar reacciones químicas.

La disponibilidad total y la posibilidad de utilizar la energía solar en la Tierra superan con creces las necesidades energéticas actuales y previstas del mundo.

Varias razones sugieren que el uso de la energía solar podría ser muy bueno para el futuro. En primer lugar, se trata de una fuente de energía renovable y fácilmente accesible, que el Sol emite a gran velocidad (3,8×1023kW), de la que una gran parte está disponible en la Tierra (1,8×1014kW).

En segundo lugar, la energía del Sol es prácticamente inagotable y, por tanto, ofrece muchas posibilidades como fuente de energía.

En tercer lugar, el uso y seguimiento de la energía solar no tiene efectos perjudiciales para el ecosistema.

Por último, el sistema de producción de energía solar puede utilizarse de forma eficiente en zonas urbanas y rurales, en condiciones industriales y domésticas, porque es fácilmente accesible y utilizable.

Estas características demuestran que el uso adecuado de la tecnología solar en el futuro sería la mejor opción, con el fin de evitar consecuencias no deseadas para el medio ambiente, así como la aparición de escasez de energía.

sistema de energía solar fotovoltaica

Ventajas y desventajas de la energía solar fotovoltaica

Aunque ha sido bastante criticada por ser cara o ineficiente, la energía solar ha demostrado ser con el paso de los años una opción beneficiosa, no sólo para el medio ambiente sino también para la economía privada.

La tecnología ha mejorado considerablemente en los últimos años y se ha complementado con sistemas de almacenamiento de baterías solares, convirtiendo la energía solar en una fuente de energía limpia mucho más eficiente.

Sin embargo, siempre hay desventajas, independientemente de la fuente de energía que se elija para analizar. A continuación os resumimos las principales ventajas y desventajas de la energía solar fotovoltaica:

Ventajas de los sistemas fotovoltaicos

1.Alta fiabilidad

Los sistemas fotovoltaicos siguen siendo muy fiables incluso en condiciones adversas. Las placas fotovoltaicas garantizan el funcionamiento continuo e ininterrumpido de los suministros de energía críticos.

La mayoría de los módulos de un sistema fotovoltaico tienen un periodo de garantía de hasta 25 años y siguen funcionando incluso después de muchos años.

2. Costes a la baja

El coste de los paneles solares se está reduciendo rápidamente y se espera que siga reduciéndose en los próximos años, por lo que los paneles solares fotovoltaicos tienen un futuro muy prometedor tanto por su viabilidad económica como por su sostenibilidad medioambiental.

3. Consumo cero en combustible

Las instalaciones fotovoltaicas no requieren combustible,  por lo que se reducen los costes de adquisición, almacenamiento y transporte asociados.

4. Respetuosos con el medio ambiente

Las placas de energía fotovoltaica proporcionan energía limpia y ecológica. Durante la generación de electricidad con paneles fotovoltaicos no se producen emisiones de gases de efecto invernadero perjudiciales, por lo que la energía solar fotovoltaica es respetuosa con el medio ambiente.

5. La contaminación acústica es pequeña

Este tipo de instalaciones pueden funcionar de forma silenciosa con un movimiento mecánico mínimo.

6. Bajos costes de mantenimiento

Las instalaciones fotovoltaicas sólo requieren inspecciones periódicas y reparaciones ocasionales, lo que supone una reducción de costes en comparación con los sistemas de combustible convencionales.

7. Fácil instalación

En los edificios, las placas solares son fáciles de instalar en los tejados o en el suelo sin interferir con la actividad diaria de casas, comercios o industrias.

Desventajas de los sistemas fotovoltaicos

1. Componentes frágiles

Las estructuras fotovoltaicas son frágiles y pueden dañarse con relativa facilidad; por ello, los costes de los seguros adicionales son de suma importancia para salvaguardar una inversión fotovoltaica.

2. Cambios meteorológicos

Para cualquier sistema solar, los cambios meteorológicos afectan en gran medida a la cantidad de energía eléctrica producida. Por lo tanto, el diseño del sistema debe ajustarse en función de los cambios en el clima y la ubicación.

Como todas las fuentes de energía renovable, la energía solar tiene problemas de intermitencia; no brilla por la noche, sino que también durante el día puede haber tiempo nublado o lluvioso.

En consecuencia, la intermitencia y la imprevisibilidad de la energía solar hacen que los paneles de energía solar sean una solución menos fiable.

3. Tener requisitos de almacenamiento de energía

Para un suministro continuo de energía eléctrica, especialmente para las conexiones a la red, los paneles fotovoltaicos requieren no sólo inversores, sino también baterías de almacenamiento, lo que aumenta considerablemente el coste de inversión de los paneles fotovoltaicos, el espacio y la complejidad del sistema.

4. Hay que mejorar la eficiencia

Para que los sistemas fotovoltaicos reflejen la rentabilidad, es necesario utilizar un método eficiente para distribuir la energía generada durante su uso.

Los niveles de eficiencia de los paneles solares son relativamente bajos (entre el 14% y el 25%) en comparación con los niveles de eficiencia de otros sistemas de energía renovable.

¿Dónde estudiar energía solar fotovoltaica?

aula21 imparte cursos 100% Subvencionados de energía solar fotovoltaica de autoconsumo por el “Consorci per la Formació Contínua de Catalunya” para trabajadores en activo, trabajadores en ERTE, autónomos y desempleados, por lo que no te costará ni un euro.

Estos cursos están dirigidos a formar y reciclar técnicos del sector de las instalaciones eléctricas y/o afines que quieran ampliar sus conocimientos y mejorar sus capacidades profesionales en un mercado laboral que precisa de técnicos que dominen todas las áreas de influencia.

Aprende los elementos principales que forman un sistema de paneles solares y descubre cómo se instalan las placas fotovoltaicas.

⚠️ ¡Plazas limitadas!

Echa un vistazo a los cursos subvencionados de energía solar fotovoltaica que te dejamos en los enlaces, elige el que más te interese y, ¡reserva tu plaza hoy mismo!

Reserva tu plaza en:
📧 formacion@cursosaula21.com
☎️ 93 655 32 54
💬 WhatsApp: 652 128 486

Si tienes alguna pregunta o duda contacta con nuestros asesor@s de formación.

¡Estamos aquí para ayudarte!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies